El día de tu boda quieres que tu imagen sea impecable, impactante, imborrable…impresionante!

La mayoría de nosotras nunca gastaremos tanto  dinero en un vestido para  poner solo un día, en unos zapatos que posiblemente no volveremos a utilizar, y en tratamientos faciales que quizá nunca hayamos hecho antes.

Entonces…¿Por qué ahorrar en algo que requiere  permanecer con una imagen perfecto durante toda la boda?. Sabiendo que el resultado de eso, va a ser lo que quedará plasmado como un recuerdo en las fotografías de ese gran dia!.

“Que te maquillen es una agradable sensación en la piel, muy dulce y suave…hay que dejarse mimar y no pasar un apuro innecesario”.

Muy habitualmente confundimos a nuestra esteticista de toda la vida con maquilladora. Puede que sea  las dos cosas, claro, pero hay que aclarar que en la formación de estéticista apenas se enseña a maquillar, prácticamente lo básico.

La formación de maquillaje es bastante más extensa y se suele realizar en academias diferentes.

La maquilladora no solo tiene que ser profesional, si no también agradable al trato, puntual y paciente.

“Piensa que te acompañara las horas previas de tu gran momento”.

Lo más  importante  es asegurarse de su experiencia como maquilladora de novias, pues no es lo mismo un maquillaje de oficina, de fiesta, de televisión…que de novia.
Este último tiene que ser perfecto, aguantar muchísimas horas, besos,  lágrimas y calor.

Tiene que estar espectacular en las fotos, y que éstas sean tan bellas ahora, como de aquí diez años, que te embellezca, no disfrace.

Tiene que realzar tu feminidad  y belleza natural.

Para eso, la profesional no solo tendrá en cuenta tus gustos y preferencias sobre el maquillaje, sino también el color del ramo, la bisutería y color de zapatos, ya que todo debe ir en armonía con el maquillaje.

Es muy interesante que se desplace a domicilio, por comodidad y tiempo, de esa forma tu estarás tranquila esperando que llegue en la comodidad de un hotel, o en tu casa.

No todas por desgracia  lucimos una bonita nariz, unos labios carnosos o unos ojazos, por lo que tu maquilladora tiene que saber sacarte el máximo partido, gracias a su formación como a su experiencia, por la que conoce las técnicas necesarias.

Tiene que usar productos de alta calidad, hipoalergénicos y a prueba de agua; para evitar que la emoción del día y las lágrimas, arruinen el maquillaje.

Asi que ahora bien…. Ya sabes el por qué de la importancia de contratar una maquilladora profesional.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: